Alegría y Piñero, Patricio Cabrera, José Luis Valverde, Chema Lumbreras y Ramón David Morales JMshow del 1 de diciembre del 2017 al 31 de julio de 2018

 


 

Nota de prensa

Los profundos cambios acontecidos en el escenario del mercado del arte a lo largo de las últimas décadas en un mundo globalizado, tales como la expansión de las ferias de arte y casas de subastas, la proliferación de instituciones museísticas, el avance de internet y la gran transformación que ha supuesto la evolución tecnológica, que tanto ha influido en las formas de comunicación y difusión del arte, son factores todos ellos que comenzaron a transformar desde hace varias décadas los modelos tradicionales del mercado del arte, y el contexto en el cual las galerías venimos desarrollando nuestra actividad profesional. Estos cambios han provocado la necesidad de un replanteamiento estructural y organizativo mediante la implementación de diferentes y nuevas estrategias de gestión cultural y comercial.

En este nuevo contexto, JMgalería pretende actualizar y diseñar nuevas estrategias y formas de organización para generar un nuevo formato que permita funcionar de manera exitosa con un nuevo modelo de programa expositivo, pero persistiendo en el rol que ejerce como dinamizador del mercado del arte y como agente de difusión cultural.

 

JMshow: La configuración de un nuevo formato expositivo

JMgalería presenta JMshow, un nuevo proyecto expositivo curatorial que sustituye el modelo de programa expositivo tradicional de las galería mediante un show room en constante transformación a lo largo de la temporada, a través de continuas renovaciones en sus contenidos, con la idea de dinamizar las presentaciones de las obras de los artistas de la galería, otorgándoles una mayor visibilidad periódica a sus nuevos trabajos, así como la presentación de otros muchos artistas que se irán incorporando en un proceso constante para establecer diálogos y nuevos relatos. Este nuevo formato expositivo, cuyo programa se complementa alternativamente con sesiones de música, performances y diferentes eventos culturales, pretende en definitiva lograr una mayor dinámica en la producción, difusión y comercialización de las obras, con objeto de fomentar la audiencia, el coleccionismo, así como el interés general en el arte contemporáneo a través de la práctica de una política de gestión cultural más activa y dinámica.

 

El relato continúa

JMshow lo integran en la actualidad seis artistas que dialogan, a través de una amplia selección de sus trabajos, en torno a la interpretación de la naturaleza, entendida ésta en su más amplio espectro del universo material, así como investigan sobre la forma simbólica de los fenómenos del mundo físico asociados a la humanidad,  a través de diferentes disciplinas artísticas.

El paisaje como género que trasciende, a través de la pintura, los mundos fascinantes, soñados, de Patricio Cabrera (Ginés, 1958) nos adentran en nuevas y sugerentes formas geométricas del espacio. Paisajes codificados en los que el gran maestro de talento e imaginación desbordantes, dominador absoluto del espacio y el color a través del medio pictórico, recorre la exuberancia de los paisajes brasileños aprehendidos en sus largas estancias en los trópicos de Sao Paulo y en los múltiples viajes biográficos de su memoria. Pero también la biología y la naturaleza en los pasajes bibliográficos que transita a través de sus interminables exploraciones por la sabiduría de los álbumes botánicos. El panteón, la bananera o la rana conforman en algunos de sus trabajos recientes una iconografía ornamental que configura un nuevo atlas de significados.

Negar la imagen y enfrentar al espectador o espectadora al lienzo, espacio que se erige problemático en la actualidad como soporte y exhibidor de la pintura, son las tónicas principales del trabajo de José Luis Valverde (Málaga, 1987) acentuadas todavía más por el uso del óleo y las expresivas, pastosas y sutiles pinceladas negras que oscurecen la superficie llegando a desnaturalizar lo representado y ocultándolo en la más suma oscuridad, lo que obliga a acercarse a la obra para poder desentrañar el contenido del cuadro que bascula entre la figuración y la abstracción.

También el vínculo con lo sagrado, a través de la experiencia espiritual y estética trascienden las  recientes pinturas de Ramón David Morales (Sevilla, 1977). Gran observador de la naturaleza e interesado en las ciencias de la astrología o la física, así como en el estudio del universo y sus valores esenciales, actúa como un alquimista de la pintura para crear un trabajo silencioso, colorista, diferente y original, lleno de frescura y vitalidad, de contundentes formas geométricas y perspectivas espaciales, logrando unos paisajes simbólicos, místicos, hipnóticos ante es espectador, cuyos límites y conceptos homenajean los elementos primarios de la naturaleza y sus recursos básicos.

El hombre desde su habitabilidad en el mundo y la condición humana es abordada por Chema Lumbreras (Málaga, 1957) desde una óptica literaria y filosófica en sus originales dibujos y conjuntos escultóricos, a través de los que crea un nuevo mundo de ficción mediante un potente discurso metafórico sumergido en el territorio de la fantasía. La escala reducida de las figuras que componen sus esculturas sirve al artista para elaborar escenarios inmensos, y crear fragmentos de micro relatos a través de sus personajes, insectos, animales y seres extraños que nos transportan a límites insospechables de la imaginación para abordar la grandeza del ser humano, pero también su insignificancia y fragilidad en las sociedades contemporáneas.

Por su parte, la pareja artística Alegría y Piñero (Córdoba, 1985; Chiclana de la Frontera, 1975) vienen desarrollando un proceso de trabajo interdisciplinar, que ellos han denominado bajo el concepto global de Encicloscopio: un ejercicio de mirada cíclica en torno a la imagen, la forma y el sonido, para mostrar múltiples puntos de vista que revelan presencias desdobladas. La nueva serie de trabajos, definida con el término de enciclolalia, es el resultado de una profunda investigación en torno a los antecedentes del habla, a través de un proceso de investigación y descubrimiento de la forma, en el que confluye el ingenio, la artesanía y la acción performativa, para materializarlo en una serie de esculturas, instalaciones y artefactos a modo de máquinas de interpretar. Estas arquitecturas parlantes, desvelan, mediante el movimiento o su accionamiento, mensajes ocultos a través de la simulación del gesto labial y su expresión, traducida en sonido, como camino de aproximación a los orígenes de habla, apelando a la capacidad primigenia de la comunicación humana a través de la voz.