Matías Sánchez Tonta la oveja que se confiesa al lobo del 8 de junio al 28 de julio de 2007

 


 

Nota de prensa

Galería JM presenta la nueva producción del Pintor de origen alemán y residente en Andalucía Matías Sánchez (Tübingen, 1972).

Vivimos en una sociedad en la que el constante bombardeo de imágenes nos ha vuelto indiferentes al dolor ajeno y en la que las nuevas tecnologías han invadido todos los ámbitos imaginables. En este contexto mediatizado, el artista Matías Sánchez nos hace partícipes de su representación burlesca y sarcástica de la vida cotidiana, enfrentándonos a la realidad actual en toda su crudeza. Una realidad en la que conectamos con lo popular y mundano mediante una serie de obras que recogen el caos social desde su pleno compromiso con el lenguaje pictórico, el empleo básico del dibujo y el color, sin renunciar  a su complicidad con la estética del graffiti o el cómic, como medio tradicional con el que el artista nos revela la debilidad e inseguridad propias de una sociedad en crisis.

La televisión, el cine, la radio o una vulgar conversación vecinal pueden ser algunas de las ventanas por las que Matías Sánchez se asoma como artista a fin de explorar la cultura de masas en la que todos vivimos inmersos. Sin duda éstas constituyen las fuentes vitales inagotables que le permiten presentarse como médium social sin renunciar a su condición de artista pintor con la intención de presentarnos su particular visión del comportamiento humano en nuestro tiempo. Ojos desencajados, sonrisas pícaras y malévolas, fragmentos de cuerpos mutilados, sugerentes objetos cargados de simbolismo (cuchillos, calaveras, espejos, cigarrillos, etc.), son los ingredientes genéricos de un mundo abordado sin exclusiones ni censuras, desde una total libertad formal y expresiva.

En estos nuevos trabajos, presentados bajo el título de Tonta la oveja que se confiesa al lobo, destacan una docena de dibujos al carbón, de pequeño formato, caracterizados por el dominio del gesto y la deformación de la figura. En ellos el artista subvierte todas las poéticas, comenzando por la suya propia, haciendo valer una poética de la desolación, la abyección, lo grotesco y las más oscuras motivaciones humanas desde una perspectiva que sabe conjugar la más sutil ironía con el humor más negro, con piezas caracterizadas por la simplificación estructural y formal, como en los papeles de gran formato La procesión va por dentro o La invasión.

Otra constante en el trabajo singular de Matías Sánchez es la aparición de frases hechas y expresiones de la jerga urbana que acentúan el carácter cómico y satírico de las obras dedicadas a comentar aspectos relevantes de la sociedad contemporánea, como se aprecia en la pieza Nosotros los artistas españoles, una gran pintura mural sobre lino de 400 x 300 cm. donde el artista se burla de la problemática de la escena artística contemporánea.

A pesar de su juventud, Matías Sánchez, de formación autodidacta y, sin embargo, buen conocedor de la historia del medio artístico en el que se desenvuelve con maestría y dominio de las distintas técnicas, presenta un amplio bagaje expositivo que demuestra su gran capacidad creativa y reconocimiento nacional e internacional. Su obra ha sido expuesta en EE.UU. (Chicago, Los Ángeles), Alemania (Berlín, Munich, Colonia), Bélgica (Bruselas), Canadá (Toronto) y en casi toda la geografía española (Art Salamanca, ARCO, Art Valencia, etc.).