Chema Cobo Utopian bubble del 11 de diciembre del 2015 al 13 de febrero de 2016

 


 

Nota de prensa

Como experiencia, la práctica del arte, el pintar por ejemplo, imposibilita partir de presupuestos teóricos (hoy comúnmente denominados reflexiones) dado que normalmente el artista compone el rompecabezas y tan solo puede sacar conclusiones una vez que una o varias obras estén hechas. Quien hable de reflexiones anteriores a la obra, o parte de la ingenuidad o tiene voluntad de mentir. La pintura es una invitación a compartir una experiencia, de ello que a veces se denomine “experimento”. El artista intuye y se embarca un poco a ciegas en un viaje que le llevará a una meta desconocida. Si yo, de antemano teorizase, no necesitaría experimento alguno... ante lo cual el mero hecho de teorizar sería la obra. Es por ello que me niego a ofrecer al espectador “teorías” o hipótesis pseudopsicológicas, sociológicas o políticas. Por todo ello me remito a lanzar ciertas señales para que cada cual libremente siga el juego.

 En estos últimos años he estado trabajando en series diferentes al mismo tiempo, en mi cabeza voy de una a otra y en el estudio también. Así es como funciono.... Lo que a mí me interesa y hago es desconectar las imágenes de la realidad que se supone representan. La pintura me sirve para presentar esas imágenes, y al mismo tiempo, para articularlas y construirlas. Una imagen es siempre una toma de distancia, un doble, una máscara de aquello que solo se nos presenta a través de ella. Sin esa máscara, esa realidad no sería visible. El acto de representar no garantiza certeza alguna sobre lo representado, más bien solo acentúa las dudas y las incertidumbres. La realidad es un cliché, un tópico. Pero, en todo esto, ¿qué tiene que ver el espectador? En mi caso, plantear si el espectador es el que mira o es el que es mirado. ¿Quién mira a quién, el espectador al arte o el arte al espectador?...

Broodthaers define realidad como el choque de dos ficciones, tal vez esa sea la idea pertinente para aproximarse a esta exposición y es que es de esta manera como las series se alimentan y enriquecen unas a otras.

El Joker es un catalizador en apariencia pero en realidad lo que hace es subvertir cualquier atisbo de estabilidad que pueda establecerse al ver una serie u otra. El Joker ES por no ser nada en concreto, es una cosa en un momento y lo contrario en la siguiente...

El ventrílocuo...La voz y el eco, la imagen y su reflejo, la idea del doble, el hombre que se diluye en voces que repiten, y que más que contar, ocultan que nada tienen que decir...

Holes (Agujero, Boquete)... una obra que representa la absoluta imprecisión, se mueve en la ambigüedad de no ser abstracción y no ser tampoco la reminiscencia de una imagen tangible o que sospechemos como real... . Ante ello no se puede discernir ni la materialización de una imagen ni lo contrario. ¿Son agujeros?, ¿son luces?,  que importa!... mas en esos cuadros... lo que vemos o lo que no llegamos a ver ¿por qué nos deslumbran? ¿Está la visión en la ceguera? Por extensión, esta obra tiene una motivación, hablo del tedio, del aburrimiento absoluto, más o menos de ello partí. Tiene que ver más con Samuel Beckett que con Rothko si es que pensé alguna vez que tuviera que ver con alguien...

 AMNESIA:

-         Mirar, para ver lo impensable.

-         La obra no narra, acontece.

-         Se parte de cero para, a base de borrar, llegar a cero, entonces por un momento se tiene la sensación de haberlo conseguido… solo por un momento.

-         Borrar es una forma de excavar. Del borrón que queda surge la imagen.

-         Entre el vacío y los reflejos, fantasmas.

-         Hacer vacíos para construir superficies.

-         La superficie oscila entre un no dentro y un no fuera.

-         La pintura aspira a la superficie, “le plus profond c’est la peau”.

-         Poner escenarios a los fantasmas: la representación es el escenario donde se presentan los fantasmas.

-         Enfrentarse a la imagen pintada como lo hacemos con las imágenes soñadas que recordamos al despertar.

-         Lo único que muestra la pintura es su causa material, es decir la pintura.

-         Al menos yo, confiesa el ventrilocuo, pinto en tercera persona.

-         Los cuadros son mapas para perdernos entre los reflejos y el vacío.

-         Intentar obstruir la imagen que suponemos vamos a ver y mostrar así otras posibles apariencias.

-         El ojo es un hueco lleno de reflejos que nunca vemos.

-         Pintar como modo de negociar con lo inmediato.

-         ¿El cuadro es el detalle?

-         El cuadro borra los límites del campo visual, la foto pone marco.

-         Un cuadro solo cuenta con precisión sus medidas y su peso.

-         Sin imaginación una imagen es invisible y sin memoria una imagen es muda.

-         Hoy los signos señalan otros signos.

-         A la falta de imaginación con la que nos aproximamos, como artistas, a las imágenes, hoy la  compensan  con densos discursos ilusionistas. Las imágenes a la larga se toman su revancha.

-         Las imágenes son el eco de otras imágenes que en un tiempo doblaban una realidad. Hoy la realidad es tan visual como las imágenes. Anestesia y somnambulismo.

-         El cuadro es solo una reconstrucción a modo de mapa de palimpsesto.

-         El cuadro es el escenario donde la imagen se muestra como una cortina que a la vez oculta y desvela su propia vacuidad.

-         El cuadro es una promesa incumplida de visión.

-         ¿Quién es capaz de diferenciar la imagen del fantasma?

-         Toda imagen es un simulacro, pintas la imagen una vez y vuelves a pintar a partir de la nueva imagen y así sucesivamente.

-         La realidad es todo aquello que desafía el sentido común.

 

                                                                                                         Chema Cobo